Micropoder



La estrategia 3.0 del Turismo de Málaga.

E-mail Imprimir PDF

Como algunos de ustedes saben llevo años trabajando en el campo de la innovación de las organizaciones y su adaptación al cambio social, económico y político que ha provocado la revolución digital.

En esta tarea he podido contribuir a que, tanto instituciones tan tradicionales como el Notariado y la Administración Pública como compañías líderes de sus sectores, aprendieran a gestionar esos cambios.

Hoy, como malagueño y como profesional, me siento orgulloso de poder presentar una estrategia que sitúa a Málaga on the edge del turismo internacional.

Esta estrategia 3.0 supone ir más allá de adaptarse a los cambios: implica dar un paso hacia adelante para liderarlos.

Porque, si el concepto 2.0 incluía la interactividad al proceso digital para entablar un auténtico diálogo a través de las redes sociales, ahora el paso al modelo 3.0 supone involucrar al cliente, al usuario, al visitante en un verdadero proceso de participación activa.

Hace años tuve ocasión de describir esta tendencia imparable con el término del “micropoder” del ciudadano que, empleando las tecnologías de la información y la comunicación, trabaja colaborativamente con otros ciudadanos. Como resultado, se produce un fenómeno de empoderamiento de los consumidores, los espectadores, los votantes y los accionistas.

Pero ese empoderamiento abre nuevas posibilidades de interacción y participación en las relaciones humanos, tanto gratuitas como comerciales. Y especialmente lo comprendemos en el caso del turismo.

Porque el turismo es comunicación: se basa en la información, la curiosidad y la interactividad entre personas y entre lugares. Por eso, debemos tener siempre presente una sencilla ecuación, que puede parecer muy obvia pero no lo es: a más y mejor comunicación tendremos más y mejor turismo.

Digo que no es tan obvia como parece porque pocas ciudades han caído en la cuenta de que estamos asistiendo al nacimiento del “turismo inteligente”, cuyo desarrollo está poniendo en marcha todo un nuevo sector empresarial emergente: app, códigos QR, visión aumentada, redes sociales de turismo, integración con instagram, etc.

Málaga, una vez más, ha decidido poner su genio al servicio de la innovación y ha decidido liderar este cambio en España y en Europa. Lo conozco de primera mano porque, como presidente del Club Málaga Valley estamos realizando un trabajo conjunto, en el marco de esta estrategia 3.0, para crear un ecosistema de innovación turística y un polo de atracción de turismo empresarial de última generación.

Estoy convencido de que esta estrategia 3.0 desplegará todas las velas de Málaga para seguir avanzando con los vientos de la innovación.

 
Home